Síntesis argumental

“Con el vino en la piel” nos cuenta el viaje del hombre hasta su vino. Este vino viaja por la sangre de las generaciones como el sueño constante de la vendimia, es el vino soñado que se hace realidad; vino que nacido en la tierra crece en la viña y madura en bodegas para dormir después en una copa

atesorando misterios, vino que recorre arterias para volver al suelo hecho sudor y gotas… Todos tenemos una copa derramada por dentro, vino y sangre se mezclan, recorren vidas… para darnos razón de existencia. Vino atravesado por la historia, vientre de las uvas pariendo memorias… es el vino, que, en ronda con el sol, define nuestra raza “Con el vino en la piel”.

La puesta artística se basa en un texto poético que intenta rendir un simple homenaje a nuestro pueblo viñatero, luminoso, como su esperanza inagotable.

Representar lo que somos, gracias a lo que fuimos y a lo que queremos ser, para que los mendocinos se sientan parte y aquellos que nos visitan puedan mirarnos el alma y descubrir nuestra identidad.