Historias de Vendimia, una cronología de la superación

La Fiesta Nacional de la Vendimia 2021 enfrentó un desafío inédito producto de la pandemia de Covid-19 que desde hace más de un año ha puesto en jaque a la Humanidad. Supuso, incluso, la disyuntiva de tomar la decisión de suspenderla (como hicieron otras grandes fiestas populares del país y del mundo); o -como finalmente se hizo- encontrar una vía de expresión que representara y reinterpretara su historia, pero que también cumpliera con los adecuados protocolos sanitarios establecidos para cada actividad.

En todos los casos, las determinaciones públicas del Gobierno provincial estuvieron sujetas en cada momento a razones derivadas de la situación epidemiológica. Una cauta calibración que como en otros órdenes de la administración del Estado, debió articular el fino equilibrio de la salud con la economía.

Con el mismo criterio de apertura que exhibió la provincia para otras actividades productivas, sociales pero también recreativas, y apostando a la toma de conciencia individual y social para aprender a convivir con el virus, apareció la posibilidad de encontrar alguna forma válida y segura para celebrar la Vendimia. Algo que se corporizó tanto por la consideración de las autoridades como por el ímpetu incansable de los hacedores de la Fiesta.

A través del diálogo y el intercambio con el sector cultural, se fueron delineando las mejores posibilidades y desechando aquellas que podrían suponer algún riesgo innecesario para la población, pero especialmente para artistas y trabajadores.

Así, y en tren de resumir brevemente los distintos estadios por los que pasó la Fiesta durante 2020 y que derivó en estas Historias de Vendimia que hoy, con orgullo, estamos presentando, vale la pena recuperar aquellos hitos que dan cuenta de esta construcción colectiva llamada a proyectar esta celebración al futuro bajo la idea de la creatividad y la innovación.

En todos los casos, las determinaciones públicas del Gobierno provincial estuvieron sujetas en cada momento a razones derivadas de la situación epidemiológica. Una cauta calibración que como en otros órdenes de la administración del Estado, debió articular el fino equilibrio de la salud con la economía.

Con el mismo criterio de apertura que exhibió la provincia para otras actividades productivas, sociales pero también recreativas, y apostando a la toma de conciencia individual y social para aprender a convivir con el virus, apareció la posibilidad de encontrar alguna forma válida y segura para celebrar la Vendimia. Algo que se corporizó tanto por la consideración de las autoridades como por el ímpetu incansable de los hacedores de la Fiesta.

A través del diálogo y el intercambio con el sector cultural, se fueron delineando las mejores posibilidades y desechando aquellas que podrían suponer algún riesgo innecesario para la población, pero especialmente para artistas y trabajadores.

Así, y en tren de resumir brevemente los distintos estadios por los que pasó la Fiesta durante 2020 y que derivó en estas Historias de Vendimia que hoy, con orgullo, estamos presentando, vale la pena recuperar aquellos hitos que dan cuenta de esta construcción colectiva llamada a proyectar esta celebración al futuro bajo la idea de la creatividad y la innovación.

Fue recién a mediados de octubre cuando las coincidencias maduraron y el anuncio no se hizo esperar: Mendoza tendría su Vendimia 2021 en formato virtual, sin la tradicional elección de la reina y con fecha confirmada el 6 de marzo de 2021.

Con esas certezas por parte del Gobierno y la decisión de los directores de llevar adelante la Fiesta, era necesario entonces empezar a trabajar en la propuesta artística que luego sería necesario adecuar para su realización a los aspectos sanitarios.

Por lo pronto, se decidió entonces que se filmaría en toda la provincia y que más de 1.000 artistas serían necesarios para plasmar las ideas que empezaron a transformarse en concepto, tanto desde los directores vendimiales como de los realizadores audiovisuales que se sumaron para concretar Historias de Vendimia.

Así, en un hecho sin precedentes el Gobierno de Mendoza produce en pandemia un largometraje vendimial, supliendo por única vez y de forma excepcional la tradicional Fiesta Nacional de la Vendimia, rodado en 36 locaciones de toda la provincia con un equipo de más de 180 técnicos del sector audiovisual, 1.000 artistas y una compleja logística de encapsulamiento sanitario no sólo de los protagonistas sino también de catering, provisión de energía, alojamientos, baños, seguridad, etcétera.

Fue en noviembre cuando la propuesta ya tuvo aspecto concreto y determinado. Para su producción, se establecieron 6 cápsulas sanitarias que a su vez eran los equipos técnicos/artísticos de cada episodio y se sugirió una duración total que en principio rondaba una hora. Asimismo, se comenzó a pensar en su proyección simultánea en diversas partes del mundo, y a establecer lo que finalmente han sido los exitosos Puntos Vendimia también para su exhibición en grupos más reducidos a fin de evitar las grandes aglomeraciones de personas.

Ya desde la elaboración del guión se tuvo en cuenta dividir a la provincia en 6 regiones (coincidentes con las 6 cápsulas sanitarias) para abarcar a todos los departamentos de la Provincia que se distribuyeron de la siguiente manera: Zona Sur (San Rafael, Malargüe y General Alvear), Zona Valle de Uco (Tunuyán, Tupungato y San Carlos), Zona Oeste (Luján y Godoy Cruz), Zona Centro (Capital, Guaymallén y Maipú), Zona Norte (Lavalle y Las Heras) y Zona Este (San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa y La Paz).

Se determinó también que esas cápsulas fílmicas/sanitarias tendrían además separación entre equipos de trabajo, divididos entre artistas y camarógrafos; equipo técnico y equipo de vestuario y maquillaje, a fin de controlar y evitar contagios masivos en el caso que se detectaran personas con síntomas o con resultado positivo.

Con el mismo criterio de apertura que exhibió la provincia para otras actividades productivas, sociales pero también recreativas, y apostando a la toma de conciencia individual y social para aprender a convivir con el virus, apareció la posibilidad de encontrar alguna forma válida y segura para celebrar la Vendimia. Algo que se corporizó tanto por la consideración de las autoridades como por el ímpetu incansable de los hacedores de la Fiesta.

A través del diálogo y el intercambio con el sector cultural, se fueron delineando las mejores posibilidades y desechando aquellas que podrían suponer algún riesgo innecesario para la población, pero especialmente para artistas y trabajadores.

Así, y en tren de resumir brevemente los distintos estadios por los que pasó la Fiesta durante 2020 y que derivó en estas Historias de Vendimia que hoy, con orgullo, estamos presentando, vale la pena recuperar aquellos hitos que dan cuenta de esta construcción colectiva llamada a proyectar esta celebración al futuro bajo la idea de la creatividad y la innovación.

Hacia fines de 2020 ya el panorama estaba muy claro, y así se presentó en una conferencia de prensa de la que además de las autoridades tomaron parte todas las asociaciones que nuclean a los artistas, pero también el sector privado, que de la mano del Fondo Vitivinícola hasta ideó un vino especial para la ocasión, un malbec reserva de Bodega Los Helechos, proveniente de Vista Flores. Una cabal demostración de que la Fiesta Nacional de la Vendimia es un valor cultural capaz de enfrentar adversidades.

Con ese entusiasmo y esa predisposición, en enero comenzaron los rodajes, tras la culminación de los respectivos casting de artistas, los ensayos de los grupos en el Centro Cultural Le Parc, bajo estrictos protocolos y la delimitación de los guiones de cada uno de los episodios.

Finalmente, se decidió que la cápsula 1 quedara a cargo de Claudio Martínez, Alicia Casares y Gaspar Gómez. La cápsula 2 bajo la dirección de Alejandro Conte y Valentina González. La cápsula 3 tuvo la orientación de Vilma Rúpolo y Camila Menéndez. La cápsula 4 se basó en los criterios de Leandro Suliá, Alejandro Grigor y Héctor Moreno. La cápsula 5 tuvo la tutela de Pedro Marabini y Natanel Navas. Finalmente, la cápsula 6, quedó conformada por Walter Neira, Guillermo Troncoso y Ciro Novelli.

Con esas certezas por parte del Gobierno y la decisión de los directores de llevar adelante la Fiesta, era necesario entonces empezar a trabajar en la propuesta artística que luego sería necesario adecuar para su realización a los aspectos sanitarios.

Por lo pronto, se decidió entonces que se filmaría en toda la provincia y que más de 1.000 artistas serían necesarios para plasmar las ideas que empezaron a transformarse en concepto, tanto desde los directores vendimiales como de los realizadores audiovisuales que se sumaron para concretar Historias de Vendimia.

Así, en un hecho sin precedentes el Gobierno de Mendoza produce en pandemia un largometraje vendimial, supliendo por única vez y de forma excepcional la tradicional Fiesta Nacional de la Vendimia, rodado en 36 locaciones de toda la provincia con un equipo de más de 180 técnicos del sector audiovisual, 1.000 artistas y una compleja logística de encapsulamiento sanitario no sólo de los protagonistas sino también de catering, provisión de energía, alojamientos, baños, seguridad, etcétera.

Fue en noviembre cuando la propuesta ya tuvo aspecto concreto y determinado. Para su producción, se establecieron 6 cápsulas sanitarias que a su vez eran los equipos técnicos/artísticos de cada episodio y se sugirió una duración total que en principio rondaba una hora. Asimismo, se comenzó a pensar en su proyección simultánea en diversas partes del mundo, y a establecer lo que finalmente han sido los exitosos Puntos Vendimia también para su exhibición en grupos más reducidos a fin de evitar las grandes aglomeraciones de personas.

Ya desde la elaboración del guión se tuvo en cuenta dividir a la provincia en 6 regiones (coincidentes con las 6 cápsulas sanitarias) para abarcar a todos los departamentos de la Provincia que se distribuyeron de la siguiente manera: Zona Sur (San Rafael, Malargüe y General Alvear), Zona Valle de Uco (Tunuyán, Tupungato y San Carlos), Zona Oeste (Luján y Godoy Cruz), Zona Centro (Capital, Guaymallén y Maipú), Zona Norte (Lavalle y Las Heras) y Zona Este (San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa y La Paz).

Se determinó también que esas cápsulas fílmicas/sanitarias tendrían además separación entre equipos de trabajo, divididos entre artistas y camarógrafos; equipo técnico y equipo de vestuario y maquillaje, a fin de controlar y evitar contagios masivos en el caso que se detectaran personas con síntomas o con resultado positivo.

Con el mismo criterio de apertura que exhibió la provincia para otras actividades productivas, sociales pero también recreativas, y apostando a la toma de conciencia individual y social para aprender a convivir con el virus, apareció la posibilidad de encontrar alguna forma válida y segura para celebrar la Vendimia. Algo que se corporizó tanto por la consideración de las autoridades como por el ímpetu incansable de los hacedores de la Fiesta.

A través del diálogo y el intercambio con el sector cultural, se fueron delineando las mejores posibilidades y desechando aquellas que podrían suponer algún riesgo innecesario para la población, pero especialmente para artistas y trabajadores.

Así, y en tren de resumir brevemente los distintos estadios por los que pasó la Fiesta durante 2020 y que derivó en estas Historias de Vendimia que hoy, con orgullo, estamos presentando, vale la pena recuperar aquellos hitos que dan cuenta de esta construcción colectiva llamada a proyectar esta celebración al futuro bajo la idea de la creatividad y la innovación.

Con el avance de las grabaciones en diferentes locaciones de la provincia, Historias de Vendimia comenzó a tomar forma definitiva, mientras en paralelo crecía la posibilidad de su proyección y recepción incluso en distintas partes del mundo, al menos en 55 países. De hecho, grandes artistas mendocinos acompañarán su exhibición desde sitios tan distantes como Colonia, Uruguay, donde estará Verónica Cangemi; Natalio Faingold desde Londres; el mismísimo Julio Le Parc desde París, quienes se suman a decenas de mendocinos o argentinos por el mundo que han transformado su casa o departamento en un Punto Vendimia para sumarse a la gran Fiesta.

De la misma manera lo harán las Grandes Capitales del Vino de la que Mendoza es parte que se pliegan también a este brindis virtual con exhibiciones en Adelaida (Australia); Bilbao (España); Burdeos (Francia); Lausana (Suiza); Maguncia (Alemania); Porto (Portugal); San Francisco (Estados Unidos); Valparaíso (Chile) y Verona (Italia).

Un fenómeno al que lentamente también fueron incorporándose 60 bodegas y más de 30 restaurantes de 3 polos de sector gastronómico de Mendoza con menú especiales, degustaciones, actuaciones en vivo para la previa y por supuesto, el acompañamiento luego de la proyección. De la misma manera, los 18 departamentos han previsto sumarse con eventos especiales así como la exhibición en 14 espacios culturales de toda la Provincia.

Una celebración que se replicará también en la Cancillería Argentina y un puñado de 7 embajadas de nuestro país, y a la que hasta se ha incorporado el hotel Hyatt de Playa del Carmen, en México. Asimismo, habrá homenajes similares en ciudades de nuestro país como Buenos Aires, Córdoba, Salta y Santa Cruz.

Historias de Vendimia podrá verse a través de los canales de aire de Mendoza: Canal 9 Televida, Canal 7 y Canal 6 de San Rafael, así como a través de Canal Acequia y Señal U. A nivel nacional será transmisión de la Televisión Pública que llevará sus imágenes a todo el país. Un suceso al que también se suman las cadenas de cines comerciales de la provincia.

La confirmación de estar en el camino indicado quedó a la vista con la difusión del tráiler de Historias de Vendimia que concretó el propio gobernador Suárez desde sus redes sociales. Las primeras imágenes despertaron aun mayor interés y multiplicaron las consultas para ser parte en los Puntos Vendimia de este nuevo hito de la Fiesta Nacional de la Vendimia. La calidad de la realización, la sugerencia de su fotografía y sus artistas en acción, sumado a los inigualables paisajes mendocinos, dejaron en sólo 45 segundos alta la vara de la expectativa.

Historias de Vendimia se mantiene fiel a la tradición de estos 85 años de Vendimia, pero es a su vez un producto nuevo y federalizado, que permite innovar sobre el pasado, abriendo nuevas narrativas estéticas y plataformas de difusión e internacionalización de Mendoza y de su producto emblema, el vino.

Historias de Vendimia es la confirmación del espíritu de lucha de los mendocinos, de su incansable necesidad de doblegar a la adversidad, incluso en medio de una pandemia global. Es un producto cultural que nacido de la necesidad de una crisis sanitaria y económica inaudita a nivel mundial, logró generar acuerdos entre diferentes sectores del sector cultural y generar un modelo de articulación público-privada que no ha alterado la calidad artística.

Con ese entusiasmo y esa predisposición, en enero comenzaron los rodajes, tras la culminación de los respectivos casting de artistas, los ensayos de los grupos en el Centro Cultural Le Parc, bajo estrictos protocolos y la delimitación de los guiones de cada uno de los episodios.

Finalmente, se decidió que la cápsula 1 quedara a cargo de Claudio Martínez, Alicia Casares y Gaspar Gómez. La cápsula 2 bajo la dirección de Alejandro Conte y Valentina González. La cápsula 3 tuvo la orientación de Vilma Rúpolo y Camila Menéndez. La cápsula 4 se basó en los criterios de Leandro Suliá, Alejandro Grigor y Héctor Moreno. La cápsula 5 tuvo la tutela de Pedro Marabini y Natanel Navas. Finalmente, la cápsula 6, quedó conformada por Walter Neira, Guillermo Troncoso y Ciro Novelli.

Con esas certezas por parte del Gobierno y la decisión de los directores de llevar adelante la Fiesta, era necesario entonces empezar a trabajar en la propuesta artística que luego sería necesario adecuar para su realización a los aspectos sanitarios.

Por lo pronto, se decidió entonces que se filmaría en toda la provincia y que más de 1.000 artistas serían necesarios para plasmar las ideas que empezaron a transformarse en concepto, tanto desde los directores vendimiales como de los realizadores audiovisuales que se sumaron para concretar Historias de Vendimia.

Así, en un hecho sin precedentes el Gobierno de Mendoza produce en pandemia un largometraje vendimial, supliendo por única vez y de forma excepcional la tradicional Fiesta Nacional de la Vendimia, rodado en 36 locaciones de toda la provincia con un equipo de más de 180 técnicos del sector audiovisual, 1.000 artistas y una compleja logística de encapsulamiento sanitario no sólo de los protagonistas sino también de catering, provisión de energía, alojamientos, baños, seguridad, etcétera.

Fue en noviembre cuando la propuesta ya tuvo aspecto concreto y determinado. Para su producción, se establecieron 6 cápsulas sanitarias que a su vez eran los equipos técnicos/artísticos de cada episodio y se sugirió una duración total que en principio rondaba una hora. Asimismo, se comenzó a pensar en su proyección simultánea en diversas partes del mundo, y a establecer lo que finalmente han sido los exitosos Puntos Vendimia también para su exhibición en grupos más reducidos a fin de evitar las grandes aglomeraciones de personas.

Ya desde la elaboración del guión se tuvo en cuenta dividir a la provincia en 6 regiones (coincidentes con las 6 cápsulas sanitarias) para abarcar a todos los departamentos de la Provincia que se distribuyeron de la siguiente manera: Zona Sur (San Rafael, Malargüe y General Alvear), Zona Valle de Uco (Tunuyán, Tupungato y San Carlos), Zona Oeste (Luján y Godoy Cruz), Zona Centro (Capital, Guaymallén y Maipú), Zona Norte (Lavalle y Las Heras) y Zona Este (San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa y La Paz).

Se determinó también que esas cápsulas fílmicas/sanitarias tendrían además separación entre equipos de trabajo, divididos entre artistas y camarógrafos; equipo técnico y equipo de vestuario y maquillaje, a fin de controlar y evitar contagios masivos en el caso que se detectaran personas con síntomas o con resultado positivo.

Con el mismo criterio de apertura que exhibió la provincia para otras actividades productivas, sociales pero también recreativas, y apostando a la toma de conciencia individual y social para aprender a convivir con el virus, apareció la posibilidad de encontrar alguna forma válida y segura para celebrar la Vendimia. Algo que se corporizó tanto por la consideración de las autoridades como por el ímpetu incansable de los hacedores de la Fiesta.

A través del diálogo y el intercambio con el sector cultural, se fueron delineando las mejores posibilidades y desechando aquellas que podrían suponer algún riesgo innecesario para la población, pero especialmente para artistas y trabajadores.

Así, y en tren de resumir brevemente los distintos estadios por los que pasó la Fiesta durante 2020 y que derivó en estas Historias de Vendimia que hoy, con orgullo, estamos presentando, vale la pena recuperar aquellos hitos que dan cuenta de esta construcción colectiva llamada a proyectar esta celebración al futuro bajo la idea de la creatividad y la innovación.

1) Creadores de oasis

Una mañana de verano Mariana desayuna con su hija Noelia. La niña dibuja y recuerda una historia: en el desierto, una misteriosa mujer como el agua surca la arena y se vuelve río. Mariana emprende su recorrido diario abriendo compuertas en canales y viñedos. El agua festiva riega los frutos. Pero en medio de la cosecha el temor a una helada inusual los acecha. Mariana se suma a la lucha por preservar las uvas, una lucha contra la naturaleza que opone al fuego contra el frío. Cuando Mariana vuelve a casa Noelia la espera, quiere escuchar una nueva historia, una de esas que se vuelven mitos.

2) Inmigrantes

Un tren lleno de familias de inmigrantes llega a Mendoza a mediados de la década del ‘40. Provienen de diferentes partes de Europa y Latinoamérica. Vienen a trabajar en la vid y poco a poco comienzan a conocerse, y a conocer las duras condiciones de trabajo. Los inmigrantes no sólo traen mano de obra, también traen ideas de organización y de justicia social. María, una joven italiana que sabe leer y escribir, pronto comprende los tratos corruptos del capataz y forja un plan para retribuir lo que les pertenece a los trabajadores.

3) Aconcagua, espíritu de mujer y vino

Una historia llena de símbolos: el Aconcagua como la fuerza. La fuerza femenina de la montaña, donde comienza todo, que da nacimiento al agua, a los ríos que riegan la vida. El agua que, a partir del trabajo, del ritual, del amor se transforma en vino. La mujer criancera y mágica, que dota a otra mujer del don de la voz, para que hable, para que se exprese con la música, también es una alegoría de la fuerza y el poder de las mujeres que se transmite de generación en generación. La fuerza femenina ancestral que a través de la cultura transforma: la voz en poder, el agua en vino.   

4) Hechizos

Dos amigos entran a una antigua bodega abandonada a grabar un video para sus redes sociales. Entre objetos y recuerdos llenos de historia, improvisan el relato de Benjamín y Julieta, un enólogo y una sommelier que, sin conocerse, estaban destinados a encontrarse gracias a la magia del vino.

Es un relato que atraviesa el mundo de las bodegas, fusionando la industria del vino con sus sensaciones y aromas: es el hechizo de su sabor el que abre la puerta al mundo interno de los personajes y les permite percibirse más allá de lo real.

5) San Martín

El general San Martín ha liberado a Argentina, Chile y Perú; tal vez inicia su retiro sin saberlo. La tranquilidad después de la batalla lo encuentra reflexivo, refugiado frente al fuego mientras afuera lo que queda de sus hombres se reúne. Las imágenes que convoca el fuego en la mente del General se suceden: los rostros de aquellos hombres y mujeres que lo dieron todo por la Libertad, la ferocidad helada de la Cordillera, el esfuerzo y talento de Álvarez Condarco, la creatividad y osadía del molinero Tejera, la fidelidad y entrega de Pedro Vargas. San Martín ordena en sus recuerdos todo su fabuloso proyecto liberador, y así expande su sombra hasta el presente. Sus acciones tienen consecuencias hoy.

Sus ideales existen hoy, en el trabajo de la gente, en la celebración de aquella vida que sus acciones nos permitió tener.

6) Somos

La larga vida de Rosa y Ramón atraviesa esta historia, reflejo de los anhelos y deseos de todos y todas por una Mendoza digna. Son una pareja parida en la alta Cordillera andina por una danza enérgica, étnica, vital, en el inicio de los tiempos. Son jóvenes y los mueven la curiosidad, el temor y el deseo por el otro. En un acto amoroso y sensual dan vida a Juan, un hombre justo que trabaja para impulsar una provincia pujante, sustentable, inclusiva, diversa.

Ya de grandes, Rosa y Ramón acompañan a su hijo en la noche del vino nuevo, el vino del nuevo mundo. Un altar popular, un homenaje a la Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos; la magia de un circo y una fiesta de fin de cosecha con trabajadores de la finca y vecinos son parte de la celebración y el agradecimiento. Una mesa larga, feliz, solidaria. La noche avanza entre brindis, cuecas y gatos.

NOTICIAS VENDIMIALES

NOTICIAS

Presentan los libros del Certamen Literario Vendimia 2020.

Ediciones Culturales Mendoza presenta los cinco libros de los ganadores del Certamen Literario Vendimia 2020.
El viernes 29, a las 20, en el Museo Provincial de Bellas Artes “Emiliano Guiñazú” – Casa Fader, se presentarán las obras publicadas por ECM de los ganadores del Premio Literario más importante del oeste.

Leer Nota »
NOTICIAS

Arrancó el rodaje del Especial Vendimia 2021.

El pasado lunes, comenzó la filmación de la producción que marcará un hito en la historia de la Fiesta Máxima de la provincia.
Bajo la producción del Gobierno de Mendoza, reconocidos directores vendimiales y audiovisuales llevan adelante un film capitular, que cuenta con la actuación de cientos de artistas locales.

Leer Nota »
NOTICIAS

La Vendimia 2021 ya tiene sistema de identidad visual.

Tres jóvenes mendocinas que formaron el equipo Epifanía ganaron el concurso para el “sistema de identidad visual” (las imágenes con las cuales se difundirá) de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2021, que tendrá la particularidad de realizarse de manera virtual por el contexto de pandemia de coronavirus.

Entre 15 proyectos presentados, el jurado, compuesto por profesionales de la UNCuyo; ADIMZA (Asociación de Diseñadores de Mendoza); el Gobierno provincial y diversas instituciones educativas locales, eligió al equipo N° 13, denominado Epifanía, compuesto por María Belén Díaz; Paula Minati y Cecilia Belén Flores, jóvenes diseñadoras de la provincia. Recibirán un premio de $150.000.

Leer Nota »

BIENVENIDOS AL
ESPECIAL VENDIMIA 2021

BIENVENIDOS A LA

FIESTA NACIONAL

DE LA VENDIMIA 2021

Bienvenidos al Especial Vendimia 2021.

Vivimos el anhelo y la esperanza de festejar lo nuestro. No será el Frank Romero Day vestido de colores y desbordando aplausos, pero sin dudas quedará en la historia como un hecho que transcurrió para mantener vivo a lo más puro de nuestra cultura y tradición, la uva hecha vino.

Celebrar nuestro folklore y mantenerlo en el tiempo es tarea de todos. Por eso te invitamos a ser parte de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2021.

Aquí encontrarás todos los eventos de los que vos podés ser parte, porque este año Vendimia somos todos: desde tu casa, desde tu trabajo o paseando.

¡Prendéte a Modo Vendimia!

¡Salud Mendoza!

Mayra Tous / Reina Nacional de la Vendimia 2020

¿Tenés alguna consulta?

En que podemos ayudarte

Especial Vendimia 2021

Nuestro equipo te responderá todas las dudas sobre horarios, plataformas para ver los eventos, lugares de Punto Vendimia, etc.